ULTIMAS NOTICIAS
latest

728x90

header-ad

468x60

header-ad

Parashát Noaj

“Vaiar Elokim et haaretz beine nishjata ki hishjit kol basar et darko al haaretz” –
Cuentan que en la época de Noaj existía mucha corrupción. Todo estaba cambiado, es decir, las especies se mezclaban entre sí, no solamente las personas sino también los animales y toda la vegetación, por eso Hashem tuvo que destruir todo para volver a construirlo nuevamente para bien.
Ahora, nosotros sabemos que cuando una persona comienza a bajar una escalera le resulta más fácil y se llega más rápido, que cuando tiene que subir. 
Cuanto más alto está es cuando más le cuesta. Pero hay una pregunta y es por qué Hashem tuvo que destruir todo si los animales no tienen mente, los vegetales tampoco ? 
Esto lo podemos contestar con un perush que explicó el Rab Eliahu Lopian (Lev Eliahu) en Kelm (Lituania).
Había un hospital que todo enfermo sin importar su problema terminaba contagiándose de otras y se moría. Fueron tantos los casos que decidieron realizar una investigación en la cual descubrieron que este hospital estaba ya tan viejo que las paredes habían absorbido toda clase de gérmenes e infecciones imposibles de erradicar por lo que tuvieron que destruir totalmente el hospital y no sólo eso sino quemar todas las ruinas para que no quede nada y se comience desde cero. 
Nosotros lo podemos entender, sin embargo no vemos las bacterias, pero creemos que existen y es algo que daña
Lo mismo ocurre con la persona. Así como las piedras se puedan contagiar de enfermedades también cuando nosotros hacemos actos malos dañamos a los seres no vivientes. Vemos que muchos dicen “lo que yo haga es mi problema, no le estoy haciendo mal a nadie” y no es verdad, cuando la persona pasa por los preceptos de la Torá está dañando a todos, también al Kaal Israel ya que ella pertenece a una parte del Pueblo de un solo “cuerpo” – es decir, si una persona –bar minan- tiene una infección en un dedo no puede decidir que no vaya a dañar al resto- es tanto el daño que puede causar la persona que también influye a su medio ambiente afilu donde uno vive, en una casa donde se cumplen mitzvot el medio ambiente lo siente. 
Las paredes de nuestro hogar son las que absorben la parte espiritual de las mitzvot que nosotros cumplimos así lo mismo en la ciudad, en el país y así llegamos a influenciar al mundo ya que todo recibe influencia de nuestro rujaniut.
¿Cuántas veces nos pasó de entrar a la casa de un Gadol haDor que aunque ya no se encuentre vemos que hay una sensación de que hay espiritualidad en el ambiente donde él estuvo, por eso dice la Perasha que el ben Adam fue el que provocó con tanta corrupción que Hashem tuviera que destruir el mundo.
Sin embargo Él le da una oportunidad a Noaj y le dice que construya una Teva que sean límites para salvarse de toda esa perversión.
Hoy en día para resguardarnos primero debemos aceptar lo que está mal, que llegamos a un nivel tal que si nuestros antepasados vivieran se horrorizarían de las cosas que hacemos y aceptamos, ya que desde el jorban Bet Hamikdash que dejó de estar la Shejina allí donde está la Torá está Hashem, está escrito.
Por eso tenemos que saber que la Teva nuestra es dentro de la Torá y es el lugar donde debemos estar no salir:
No estamos cerrándonos sino preserbándonos para no caer en esta humanidad que tanto daño nos puede hacer. Para lograrlo nos hace falta mucha fuerza pero tenemos que saber que Noaj estuvo 120 años construyendo la Teva donde recibía gritos, las personas lo insultaban y se burlaban de él. Mientras construía dice el Jazal, que iba al revés de toda la humanidad y a pesar de que les advertía las personas no escuchaban hasta que llegó el momento cúlmine donde tuvo que subir a la Teva y para los que no habían ingresado, ya no podían salvarse.
¿Cómo pudo mantenerse Noaj durante 120 años? Con el Koaj haEmet, él sabía que eso era Verdad y su fuerza era inamovible, creía que el mundo se iba a destruir realmente entonces no le importaba ya lo que digan porque sabía que iba a llegar el día en que ellos mismos se lamentarían de lo que no habían hecho.
A pesar de esto Noaj manda una Iona (paloma) eso representa en nuestros días la Mitzva que la persona debe cumplir acercando a otros Iehudim a la Torá y enseñándoles lo que deben hacer. Intentando de a poco avivar las llamas de Rujaniut que se encuentran escondidas dentro de la Neshamá por eso cuando la persona vuelve en Teshuba ya no necesita de nosotros porque ahora se encuentra conectado a Bore Olam como la Iona que se establece y no regresa, ahí es donde sabemos que cumplimos nuestro Tafkid, ese es el verdadero mensaje de Noaj y la Teva, a pesar de que los dibujitos del “arca” sean muy lindos" debemos saber que no era un “arca de Noe” solamente, sino que hubo un mensaje antes y otro después. 
Hubo una Habtaja de Hashem que no regresará jamás el Mabul y no se va a destruir más el mundo por eso está escrito que cuando vemos un Keshet (arco iris) es un mal Simán ya que en ese momento Hashem mandaría el Diluvio, y por eso no debemos mirarlo.
Este es el mensaje de la Perasha de esta semana. Primero entender que cuando hacemos cosas no buenas dañamos a todo nuestro medio ambiente, en segundo lugar saber que existe una Teva, todavía existen lugares sanos que están lejos de toda esa corrupción y por último que para lograr todo esto debemos tener la fuerza de la Verdad, ser sinceros con nosotros mismos y mantenernos para que Hakadosh Baruj Hu nos ayude y podamos todo Am Israel ser merecedores de estar juntos en Biat haMashiaj.
Escrito por Ishai Soriano, bajur ieshivá.
« ANTERIOR
SIGUIENTE»

Buscar este blog

Facebook Comments APPID