ULTIMAS NOTICIAS
latest

728x90

header-ad

468x60

header-ad

Parashát Vaieshe

“Vayabo alehem Yosef baboker vayar otam vehinam zoafim. Vaishal et serisei Parhó asher ito vemishmar bet adonav lemor. Madua penejem raaim haiom? Vaiomru elav jalom jalamnu ufoter ein oto. Vaiomer alehem Yosef: ‘halo le Elokim pitronim sapru na li’.” *
El Rab Baruj Ezraji shelita explica como Yosef haTzadik se levantaba cada mañana y a pesar de su nivel le preguntaba a todos los prisioneros cómo se encontraban ese día, y si él veía que algunos estaban mal, tenía la humildad de acercarse y preocuparse por ellos. Él, con todo su nivel sabía que si estaba en el Bet hasohar tenía un tafkid que cumplir en ese lugar y esto nos viene a enseñar que cuanto más grande es la persona más debe acercarse a los que son simples.
Cuentan sobre Rav Shelomo Zalman Oirbaj a”H que él nunca esperaba que lo saludaran sino que siempre lo hacía antes y era el primero en acercarse a toda persona que pasaba por la Ieshiba.
Actualmente  vemos entre nosotros personas que se creen grandes y dicen “no estoy para saludar a todo el mundo”. Ellos no entienden que todos debemos saludarnos y si vemos a alguien que conocemos y su cara no es buena,  tengamos entonces la grandeza de acercarnos, preguntarle si se encuentra bien, si no lo está, qué le sucede, a veces creemos que eso es meterse en la vida del otro cuando en realidad es demostrarle que si podemos ayudarla, puede contar con nosotros.
Cuantas veces sentimos que caemos en lugares equivocados.
Hoy ya muy distintos B”H al bet hasohar donde estuvo Yosef haTzadik pero debemos saber que en todo lugar que “caigamos” es porque debemos estar allí, no es coincidencia sino que es ese el lugar donde debíamos estar y tenemos que estar atentos para descubrir cuál es el Tikun que tenemos que realizar allí, ya que si Hashem nos hizo llegar hasta ahí es para letaken algo.
Y sobre esto hay un Maasé del Rav Yehuda Tzadka a”H el Rosh Yeshibat Porat Yosef : Una noche cuando volvía de un casamiento en Hertzlia le pidió a su chofer que manejara hasta Ierushalaim a pesar de que era de madrugada, ya que se estaba realizando en uno de los salones la Jupá de un Bajur que era huérfano de madre, Rav Tzadka llegó a la Jatuna justo antes de que hicieran Bircat hamazon, hizo Netilat Iadaim, comió, le dijo las berajot al novio que irradiaba de alegría porque no podía creer que era Rav Tzadka quien estaba en su Jupá, festejaron, bailaron y cuando el padre del jatán agradeció inmediatamente se largó a llorar y el Rav Tzadka se acercó y le dijo: “debes saber que estas lágrimas de felicidad también Hakadosh Baruj Hu las guarda ya que junto con todas las lágrimas de los iehudim en el Galut, la transpiración y las que se derramaron por hacer mitzvot, serán el rocío Biat hamashiaj”
Por eso debemos aprender de nuestros Rabanim Guedolim, Abot veImaot como debemos comportarnos con todas las personas, sin importar quiénes sean o cuál sea su edad.
Y cuanta falta hace eso hoy en día, por eso vamos a ver que los psicólogos ya no tienen turnos para dar y los psiquiatras menos, porque es eso lo que falta a la gente: Earat Panim, es el deber que tenemos de preocuparnos por el otro, hoy que cada uno está “en la suya” y no nos damos cuenta que por el Zejut de alegrar a otra persona todos nuestros problemas pueden solucionarse ya que no somos dueños de las soluciones como vemos en Yosef haTzadik que él se preocupó por esos simples ministros y eso fue su salvación.
Aprendamos de a poco a preocuparnos por el prójimo y ayudarlo. Seguramente por ese tzejut, lograremos la Ieshua.
Periodismo Kosher agradece al bajur ieshivá  Ishai Soriano, por las palabras  de Torá.
« ANTERIOR
SIGUIENTE»

Buscar este blog

Facebook Comments APPID