ULTIMAS NOTICIAS
latest

728x90

ed

468x60

ed

Parashát Vaigash

“Vaiomer Iaacob el Parhó meat veraim haiu ieme shene jaiai” (Bereshit 47:9)
Parhó le pregunta a Iaacob “¿Cuántos años tenés?”, a lo que Iaacob responde “pocos y malos fueron los años de mi vida”.
En esta frase que dijo hay 33 letras y el resultado fue que falleció a los 147 años, treinta y tres años de lo que debía ser. 
Es decir, para el nivel que tenía Iaacob abinu dicen los mefarshim (intérpretes de la Torá) que no podía haberse visto delante de la gente avejentado por sus sufrimientos, tenía que haberse visto bien, porque a la persona que tiene fuerzas anímicas, toma todo para bien y está contento con lo que tiene, se le alargan los años de vida, sea lo que sea.
Cuántas veces nosotros reaccionamos mal, porque la sociedad en la que vivimos está acostumbrada así. Nos confundimos, reaccionamos de la misma manera y terminamos perdiendo proporción de lo que es la vida, cuando solamente por haber recibido la vida tendríamos que estar felices y contentos ya que esta es un regalo en sí. 
No tenemos un contrato firmado, no es una deuda que tienen con nosotros, Bore Olam no nos debe absolutamente nada.
Cuentan sobre un Tzadik de la Ieshiba de Philadelphia (Rav Iaacob Kamenetzky zt”l) que era huérfano y a los 4 años enfermó, se le paralizaron sus piernas y los médicos le dijeron que lo máximo que podía vivir era hasta los 40 años. Este Tzadik era una persona que siempre estaba alegre, veía sólo las cosas positivas, se alegraba de verdad en las fiestas ajenas, se sentía satisfecho con lo que tenía y fue tanto lo que esto influenció en su ser que vivió hasta los 68 años, pero no falleció de esa enfermedad. Los años que vivió “más” se debieron solamente a la  fuerza de optimismo que tenía de recibir para bien todo lo que Hashem le mandaba.
Entonces, si aprendés a pensar siempre para bien, y agradecer a Bore Olam se va a mejorar tu ánimo y con eso sólo ya vas a ver niflaot en tu vida.
Cuando la persona ve solo lo malo se pone en un peligro muy grande. 
Si empiezas a ver cuántas cosas buenas te manda Hashem, vas a entender que el resto son sólo pruebas como las que tuvo Iaacob abinu (Aunque las nuestras no se pueden comparar con las suyas) quien vio al final de su vida que todo lo que le había ocurrido era para bien.
Nosotros ahora no vemos el final de la historia, estamos en la oscuridad pero llegará el momento en que vamos a ver que todo fue para bien, que no hay mal que venga de Hashem, porque lo malo no existe, tan sólo existen las pruebas, y si a alguien le llega una, es porque del Shamaim saben que la podrá pasar y así refinar su alma. 
Peridosimo Kosher agradece al Bajur ieshivá Ishai Soriano por el texto enviado.
« ANTERIOR
SIGUIENTE»

Facebook Comments APPID

Buscar este blog