ULTIMAS NOTICIAS
latest

728x90

ed

468x60

ed

Parashat Beshalaj

Cuando salió Am Israel (el pueblo de Israel) de Mitzraim (Egipto), en el camino al Monte Sinaí tuvieron dos guerras,una contra Paró el rey de Egipto y la otra contra Amalek.
En nuestra parshá se cuenta sobre como reaccionaron los iehudim ante las dos guerras, ante la guerra de Paró, Hashem ordenó "El Eterno peleara por ustedes y ustedes permanecerán en silencio", pero contra la de Amalek ordeno "sal y lucha contra Amalek". 
La diferencia entre las dos guerras es que, Paró y su ejército eran un peligro físico para Am Israel por cuanto que estaban atrás de los iehudim y los perseguían, en cambio Amalek era un peligro espiritual, por que estaba entre los judíos y Hashem, o sea que se interponían en el camino a Ar Sinaí (el monte de Sinaí) a la entrega de la Torá. 
Amalek, inmediatamente después que Am Israel cruzó el mar, salió a la guerra, cuando ya estaban en camino a Sinaí sin obstáculos dejando a los egipcios en el mar luego de que se cerraron las aguas. Y por esto la Torá te lo cuenta con las palabras de "Asher karja baderej" ( "Cuando enfrió el camino"), ya que estaban con todas las fuerzas para ir y recibir la Torá viene Amalek a interponerse. 
Por esto cuando hay algo que se interpone entre vos y la Torá no hay que esperar que HAKADOSH BARUJ HU salga a luchar, si no que uno mismo tiene que salir y combatir al Iétzer Harrá (impulso del mal). 
La victoria física sobre Amalek fue algo sobrenatural ya que el tenía un enorme ejército con tropas y armamentos, pero lo que hizo que salgamos victoriosos fue la fuerza de la Torá y de Moshe Rabenu que nos envió, para así después poder recibir la Torá en Ar Sinaí. 
Hay una mitzvá (precepto) que consta de recordar a Amalek, cada día de tu vida y de acá se aprende una enseñanza para la guerra espiritual de cada día. Y así podemos aprender que si hay algo trata de "enfriar" la Torá que hay en uno mismo, dentro de cada uno y uno de nosotros, hay que salir a luchar con lo que sea, nosotros mismos, pero hay que tener bien en claro que no son nuestras propias fuerzas si no por medio de las fuerzas de Moshé y la Torá. 
Toda la guerra fue una preparación para recibir la Torá que fue entregada por Hashem hacia los Ieudim por medio de Moshé en Ar Sinaí. 
Así también ahora en nuestros tiempos cuando salimos a luchar contra Amalek (el Iétzer Harrá), espiritualmente cada día, con la fuerza de Moshé no solo influencia en uno mismo si no que influencia a todo el mundo, y así nos estamos preparando para recibir lo interno de la Torá y a MASHIAJ TZIDKEINU BIMEHERA BEIAMENU (mashiaj nuestro redentor rápido en nuestros días).
« ANTERIOR
SIGUIENTE»

Facebook Comments APPID

Buscar este blog