ULTIMAS NOTICIAS
latest

728x90

ed

468x60

ed

Parshat Vaiakel - Pekudei

Ningún tema de la Torá es sin motivo alguno, y así tampoco la división de la Torá en sus Parshiot (porciones semanales).
La Torá está dividida en 53 porciones. Cada Parsha tiene su idea central, incluso cuando leemos dos Parshiot juntas como es el caso de esta semana, todavía se mantiene en pie el punto especial de cada una de ellas.
Ambas hablan sobre la construcción del Mishkaán (tabernáculo) y de sus Keilim (utensillos).
En la parshá de Vaiakel cuenta como Moshé juntó a todo el pueblo de Israel y les transmitió la ordenanza de Hashem de construir el Mishkán con sus respectivos Keilim, y luego de esto se relata que cumplieron tal cual como Hashem lo ordenó y fue construido como Él quería.
En Pekudei cuenta que Moshé calculó cuanta plata había para la construcción del Mishkán, ungieron los Keolim con aceite e hicieron sacrificios. Más tarde es relatado como estas acciones trajeron la proyección de la presencia divina a este mundo y fue dicho que el honor de Hashem llena el Mishkán.
Vaiakel se enfoca más al trabajo del hombre Lemata (abajo) acá en este mundo por medio de "donaciones" a través de dinero, cuerpo y alma. Dinero: donación de oro, plata, etc. Con sus Cuerpos: se esforzaron físicamente para poder llevar, armar, construir, etc. Y por último con sus Almas: usaron su inteligencia y abrieron sus corazones hacia Hashem. O sea trabajo de la persona Milemata (desde abajo en este mundo) Lemala  (hacia arriba para Hashem).
Y en Parshá Pekudei se renueva la proyección divina Milemala-Lemata (desde arriba hacia abajo), Hakadosh Baruj Hu (El Santo Bendito Sea) reposa su presencia en el Mishkán, Hashem desciende hacia las personas y se acerca a ellas.
Las dos Parshiot enseñan dos formas distintas de trabajo a Hashem. El trabajo de las creaciones Milemata-Lemala como en Vaiakel. Y la otra forma el despertar de arriba hacia abajo, como la proyección de la presencia divina en Parshat Pekudei.
Muchos años como así también este, leemos estas dos parshiot juntas en un solo Shabat, de acá aprendemos una enseñanza especial de que hay que conectar las dos actividades el trabajo acá en este mundo y por medio de este provocar que Hashem descienda asta nosotros. Este trabajo adelanta y nos prepara para recibir al Mashiaj.
Esto no solo es un relato si no que es una enseñanza para cada día y día y para cada uno y uno de nosotros, tenemos que crear una morada para Hashem acá abajo en este mundo. ¿Y como lo logramos? Por medio de hacer la voluntad del Rey del Universo, cumpliendo Torá y Mitzvot, así proyectando la luz divina en este mundo tan oscuro para poder iluminarlo con la luz de Mashiaj rápido en nuestros días.
« ANTERIOR
SIGUIENTE»

Facebook Comments APPID

Buscar este blog