EL MUNDO EN PANDEMIA
Coronavirus

728x90

468x60

Su publicidad aquí !

Parashat Lej Lejá

A Abram le llegó el llamado Divino para encaminarse a la tierra que Hashem le indicaría (Eretz Israel), lle-vando consigo a su esposa Sarai, su sobrino Lot, y todas sus posesiones.
Una terrible hambruna desatada en Canaán, impulsó a Abram a decender temporariamente en Egipto. Abram se estableció en las llanuras de Mamre, cerca de Jevrón, y nuevamente recibió la promesa de Di-s de que sus descendientes poseerían esa tierra. A pesar de toda su buena fortuna, Abram se sentía triste por no tener, aún, un hijo. Entonces el Señor le prometió que numerosos serían sus hijos. Cuando Abram llegó a la edad de noventa y nueve años el Señor renovó Su pacto con él y cambió su nombre por el de Abraham, que significa “padre de una multitud de naciones”. Luego le ordenó que se circuncidara. Desde entonces, todo niño varón judío que nace debe ser circuncidado a los ocho días de edad. Este ha sido el signo del pacto entre Di-s y Abraham y sus descendientes. El Señor dijo también a Abraham que a partir de entonces Sarai sería conocida como Sará, que significa “princesa”.
« ANTERIOR
SIGUIENTE»

Facebook Comments APPID

Contenido Patrocinado:

Buscar este blog

Sucot junto a MaadanimMas información

X